«

»

Oct 03

¿Qué hacer si mi negocio se tambalea?

¿Qué hacer cuando tu negocio se tambalea?En estos tiempos de gran inestabilidad laboral, en los que la gente se queda sin trabajo de un día para otro y las empresas cierran sin dar demasiadas explicaciones, quiero daros mi visión sobre cómo creo yo que hay que enfrentarse a estas situaciones.

La industria del network marketing y de los negocios online también está sufriendo estos vaivenes. A las empresas les cuesta consolidarse y de la misma forma en la que un local cambia mil veces de dueño para ofrecer productos dispares, también en el mundo de la ‘empresa no tradicional’, los negocios crecen como setas, para extinguirse poco después.

Click para más información

Sin pararnos en las estafas enmascaradas de negocios, sean tradicionales o no, que a esas no les voy a dedicar ni un párrafo, el resto, los que se crearon con visión de futuro, que hicieron las cosas bien para ser estables y tenían un buen producto pero que por alguna razón –externa o interna- se quedaron en el camino, siempre dejan un mal sabor de boca. A mí, al menos, me lo deja el saber que se han roto los sueños de muchísimas personas que han dedicado tiempo y esfuerzo en trabajar de forma honesta defendiendo esa idea. Pero pasa y por eso, yo quiero deciros cómo creo que hay que enfrentarse a una situación de este tipo, a una situación que te deja a cuadros, con una mano delante y otra detrás, compuesto y sin novia o como queráis definirlo, sobre todo cuando no te lo esperabas.

Hay cosas que suceden en la vida que no dependen de ti. Que de pronto te diagnostiquen una enfermedad que te haga cambiar los hábitos, no depende de ti. Que te toque un profesor uActitud derrotista otro en la escuela, no depende de ti. Que te toque el cuponazo, no depende de ti. Y tampoco depende de ti, que cierre la empresa en la que trabajas o el negocio que estás desarrollando. Pero lo que sí depende de ti es cómo te enfrentas a todas esas cosas. Podemos quedarnos en casa lamentándonos porque la enfermedad que ha llegado a nuestras vidas nos condiciona la alimentación; podemos gritar una y mil veces que el profesor nos tiene manía; podemos romper rabiosos nuestros décimos de lotería mientras leemos qué a otros les ha tocado y lo celebran con champán su dicha; y podemos, también, encerrarnos en casa y quedarnos sin aliento porque al día siguiente no sabemos en qué dedicar nuestro tiempo porque la empresa se declaró en bancarrota o decidió prescindir de nosotros.

Pero ante todas estas actitudes derrotistas, podemos decidir aprender nuevas combinaciones de alimentos que nos resulten más sanas; podemos esforzarnos más y desarrollar nuestra creatividad en clase para dejar en evidencia y/o convencer al profesor de que estaba equivocado; podemos pensar que la ONCE ayuda a muchas personas que necesitan apoyo y que con nuestro cupón hemos contribuido a ayudar y, quién sabe, quizá en otra ocasión podamos ser nosotros quienes brindemos; y podemos, también, tomar distancia y pensar cómo podemos enfrentarnos a nuestra nueva vida lejos de nuestro último trabajo.

Dice un proverbio chino que si las cosas tienen solución, no hay que preocuparse y que si no la tienen, no hay que preocuparse. Pero es inevitable hacerlo. El hombre es así por naturaleza. Vivimos las cosas –sobre todo las malas- por duplicado: cuando pensamos que va a suceder y cuando realmente suceden.

Esfuerzo y sacrificioA mí la vida me ha golpeado muy duro y me ha enseñado que cuando uno está bloqueado, lo mejor es parar y tomar distancia para poder coger aliento. La perspectiva es clave para poder seguir adelante. Y sin ella, es muy probable que comiences a andar de nuevo pero lo harás con pasos vacilantes.

Cuando uno se queda sin trabajo, cuando el negocio en el que se ha dejado la piel se va al traste, lo primero que tienes que hacer es analizar la situación. ¿cómo has quedado tú y tu familia? ¿cómo deja esto a tu equipo? Y después de eso actuar con honestidad. Ser honesto significa no negar la evidencia pero tampoco alimentar bulos y acrecentar el problema. Ser honesto significa también buscar una solución para ti e intentar que quien quiera pueda apoyarse en tu esfuerzo y salir adelante.

Yo te recomiendo que analices tus cualidades, que eches un vistazo al mercado e intentes casar ambas cosas. Hay proyectos muy interesantes ahí fuera a los que antes no habías hecho caso porque estabas enfocado, porque habías puesto los huevos en la misma cesta, sabiendo que liderabas un equipo y que tenías un firme compromiso con él, pero ahora tienes que salir adelante porque los tuyos –tu familia y también tu equipo- dependen de ti.

En otros post me has leído que yo no soy partidario de emprender varios negocios a la vez, al menos si no tienes experiencia en este tipo de industria y el principal no se ha consolidado los suficiente como para poder repartir tus esfuerzos. Yo, a pesar de mi experiencia de años en los negocios online, siempre creo que puedo esforzarme un poco más y seguir dotando al equipo de mejores herramientas por lo que me es difícil llevar varias cosas a la vez y, si lo hago, normalmente son líneas de negocio que no tienen nada que ver unas con otras y que, o bien se complementan, o tienen un público completamente distinto. Así es como yo afronto el compromiso, pero no cabe duda de que respeto a quien lo haga de otro modo, aunque no es mi estilo.

Mi estilo es mirar hacia adelante cuando hay dificultades. Buscar alternativas y no perder el tiempo. Quizá sea porque no tengo margen de maniobra ya que mi familia depende de mis resultados, puede ser que haya sido la parte positiva de todo lo malo que la vida me ha mostrado, tal vez es la enseñanza de las experiencias anteriores. Sea como sea, he aprendido que cuando se cierra una puerta, se abre una ventana y que el único segundo que nos podemos permitir, es el de tomar aliento, que los que dediquemos a divagar, a lamentarnos, a destruir, será tiempo desaprovechado en construir un nuevo proyecto.

Para mí es terrible que una empresa se vaya a pique, lo es si no pertenezco a ella porque empaña la imagen del sector y tira por tierra mi esfuerzo, y aún lo es más si la que se tambalea esAnalizar y buscar alternativas la mía, ésa a la que tanto trabajo he dedicado y por la que he sacrificado tanto tiempo. Pero no me puedo permitir parar, no puedo hacerle eso a los míos…

Con esto no quiero decir que ante el primer indicio de que las cosas no van bien haya que tirar la toalla, abandonar la empresa y dedicarse a otra cosa. Casi todas las empresas pasan dificultades en algún momento de su historia. Ni mucho menos me refiero a eso, sino a que hay que reinventarse, que no hay que perder el tiempo en lamentaciones, que hay que mantener la puerta abierta mientras haya esperanza y dar una segunda oportunidad a quien tanto cariño le dedicaste pero que hay que buscar otras alternativas porque la vida no para y tus gastos tampoco.

Por eso, con honestidad siempre, hay que seguir creciendo y ayudar a los demás para que lo hagan contigo.

Así es como yo lo veo y esto es lo que intento inculcar a los que me siguen. Si quieres formar parte de mi proyecto, PINCHA AQUÍ PARA CONOCERLO

 

 

******************************************************************************************************************
Me interesa conocer tu opinión sobre este artículo, por favor deja tus comentarios y si te ha parecido interesante, compártelo en Facebook o en tu red social favorita.
******************************************************************************************************************

 

Aweber - Pruébalo por ¡GRATIS! durante 30 días

2 comentarios

  1. Victor Chertkov

    Muy buen artículo, Alfonso! Como siempre un placer de leerte.

    A esto, desde mi campanario de profesor de yoga, psicoterapeuta y coach, quiero añadir tan sólo un comentario. Siempre desde mi humilde opinión.

    El tema es que todo lo que describes, y con acierto, se enmarca dentro de lo que se llama la impermanencia.

    Creamos y vivimos la ilusión de que el mundo que nos rodea es bastante estático, principalmente en aquello que nos importa mucho y nos interesa: nuestra familia, trabajo, nuestra salud, nuestro país, etc.

    De ahí ese intento de tratar de perpetuar las cosas: si trabajo en una empresa tiendo a pensar que la empresa existirá muchos años sino toda mi vida o más. Y si la empresa se quiebra o se cierra lo vivo como una tragedia.

    Si tengo una relación sentimental, tiendo a pensar que así será siempre. O, por lo menos, me gustaría que así fuera siempre. Y si la vida me lleva a una situación insostenible en mi relación lo vivo como una catástrofe personal.

    No importa que la vida, constantemente, nos muestra lo contrario: las empresas desaparecen, las relaciones empeoran y se rompen, las casas que habitamos se destruyen, situación macroeconómica va a su bola sin tener en cuenta nuestros anhelos secretos.

    Vamos, que todo cambia, todo fluye y menos mal que es así.

    ¿Qué hacer ante este panorama? preguntas tu. Mirar hacia delante, no perder la perspectiva – es lo que haces en tu caso. Lo cual me parece del todo acertado.

    Si a esto le añadimos la aceptación de que la impermanencia lo impregna todo, pasamos a tener un recurso que crea estabilidad interna, armonía (que no equilibrio – sobre el equilibrio aquí http://bit.ly/2dO0XIE) interna.

    Aceptar la impermanencia es todo un reto puesto que implica comprender qué es la aceptación (algo que muchas veces no se comprende) y que, si acepto la impermanencia, he de aprender a sostener la paradoja: sé y acepto que las cosas no tienen permanencia, que cambian y al mismo tiempo hago lo mejor para que esto que cambia y en algún momento puede dejar de existir sea mejor.

    Podríamos encuadrarlo en esta fórmula: hago todo como si de mi acción dependiera el destino del universo y al mismo tiempo me río de la misma posibilidad de cambiar algo.

    Es una paradoja, para sostener paradojas en necesario ir ganando en la madurez sentimental. Tiempo al tiempo. Esto de la madurez no se puede acelerar de una manera artificial, como no podemos acelerar el crecimiento de una planta joven tirando del tallo.

    Aceptar la impermanencia nos libera de sufrimiento innecesario, nos permite obrar con amor, serenidad, no ser arrastrados por sustos que generamos nosotros mismos. Y, sobre todo, abre la vía para la acción constructiva, edificante.

    Escribí un pequeño post sobre la impermanencia por si interesa conocer un poco más sobre el tema: http://bit.ly/la-impermanencia-y-el-apego

    Un gran abrazo!

    1. Alfonso Sánchez

      Wow! Muchas gracias por tu post, más que comentario, Victor. También es un placer leerte. Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: