7 Pecados capitalesHoy voy a hablaros de algunos de los vicios y malas actitudes que nos encontramos en la industria del Multinivel. Y voy a servirme como guía de los siete pecados capitales. Esta clasificación la ha utilizado el cristianismo a lo largo de toda su historia para educar a sus seguidores acerca de la moral. Se les llama capitales porque generan otros pecados, otros viciosSon la soberbia, la avaricia, la envidia, la ira, la gula, la pereza y la lujuria.

Evidentemente yo no voy a referirme a estas actitudes siguiendo las directrices eclesiásticas pero sí que es cierto que las encontramos en nuestro mundo laboral –el Network Marketing- igual que en el resto de ámbitos.

Os adelanto que mi pretensión al escribir este post es que seamos conscientes de los errores que cometemos y de este modo poder cambiar los ‘pecados’ por virtudes. Así que ahí vamos…

Una de estos pecados más habituales es la avaricia. ¿Cuántas veces habéis oído eso de “has contactado conAvaricia alguien mío” refiriéndose a alguien con quien contactó en alguna ocasión o que formó parte de su red en un momento determinado como si eso les garantizara la pleitesía de esa persona de por vida? Es como si los hubieran marcado como una res y ya no pudieran hablar con nadie más. Vamos a ver. Hagamos una reflexión. Si una persona ha estado contigo en un negocio y luego emprendes otro y esa persona prefiere formar parte de otra red, plantéate por qué no quiere volver a estar contigo pero no le crees impedimentos a él y a la nueva persona que le patrocina. Todos somos libres de emprender nuestro negocio con quien queramos. Si repetimos experiencia con alguien es porque nos gusta su forma de trabajar y si no lo hacemos seguramente es porque hemos encontrado otro patrocinador que nos ofrece más garantías. El sentido de la propiedad no vale en el Multinivel, la pernada es propia de la Edad Media. Eso sí, hay que actuar con ética. Respetar el trabajo de las personas y no ‘robar’ contactos ni utilizar artimañas y engaños para registrar a las personas sin su consentimiento. Yo me he encontrado, por ejemplo, con que hay personas que me han registrado con ellos en negocios gratuitos o también casos en los que hablándoles en mi nombre y haciéndoles creer que se registraban en mi red alguien les ha dado un enlace de registro de otro equipo.

SoberbiaEncontrarnos con personas soberbias en nuestra vida diaria es algo bastante común. Así que en el MLM no iba a ocurrir menos. La soberbia es la falta de humildad y creer que lo sabes todo. Esto te impide enriquecerte con lo que los demás pueden aportarte y también suele hacer que al ir ‘sobrados’ se nos pasen detalles del negocio que luego pueden resultar fundamentales. Los soberbios también suelen negar el halago a los demás y esto me lleva al siguiente ‘pecado’ del Multinivel: la envidia.

La envidia es la muestra más palpable de la incapacidad de uno mismo. Aquel que es incapaz de reconocer los logros y los méritos de los demás queriéndolos además para uno mismo, es fácilmente identificable en esta industria. Son aquellas personas

Envidia

destructivas que hablan de ti mal sin conocerte, que bajo seudónimos y sin dar la cara comentan tus tutoriales, tus posts o tus perfiles de las redes sociales sólo para hacerte daño y sin ningún afán
constructivo y de mejorar las cosas. Esas personas que buscan el mal para los demás porque son mejores que ellos mismos y que además suelen ser cobardes porque evitan el cara a cara se definen por su forma de obrar. Dicen que es bueno que hablen de uno aunque sea malo. Yo no estoy muy de acuerdo con esta afirmación pero sí es cierto que el envidioso preocupándose tanto por los demás está contribuyendo en hacer grande el nombre de la persona a la que envidia  al mismo tiempo que está perdiendo un tiempo precioso en disfrutar de lo que tiene y en mejorar para conseguir aquello que tanto ansía y que critica en otros.

En ocasiones la envidia y la frustración llevan a la ira y ésta es una de las actitudes que más daño hacen a nuestra industria en su conjunto. Es la que manifiestan las personas que destruyen todo lo que no es suyo sin importarles si están dañando a la imagen global del Multinivel. Ira sienten aquellos que buscan destruir el honorIra de una persona o una compañía simplemente porque no es la suya o porque han leído u oído algo sobre ella –habitualmente sin conocerla a fondo- que a ellos les parece suficiente para criticarla despiadadamente. Suele suceder que quien ejerce la ira en esta industria es porque ha salido escaldado de ella. Personas que no han conseguido sus objetivos porque, normalmente, no han trabajado lo suficiente y como había que hacerlo. Me viene a la cabeza la imagen de personas que se cuelan en presentaciones para boicotearlas –siempre escondidos tras un papel- o enlaces en comentarios que intentan demostrar que ese negocio –por supuesto otro distinto al que él desarrolla- es una estafa. Esto último siempre me sirve para pensar que en todos los sitios cuecen habas, pon si no en google el nombre de empresas como ‘telefónica’, ‘iberdrola’ o ‘vodafone’ a ver en qué posición aparecen ligadas a las palabras ‘estafa’ o ‘ladrones’.  Si, además, esos comentarios vienen de personas que trabajan en una empresa que se desarrolla en el multinivel muestran muy poca inteligencia ya que están echando tierra encima de la industria en su conjunto porque lejos de contribuir a crear transparencia en estos negocios lo que consiguen es crear desconfianza en las personas que no conocen esta forma de trabajar.

PerezaLa pereza es otra de las cosas más comunes en la vida cotidiana y, por supuesto, también del Multinivel con el agravamiento de que en estos negocios la pereza se traduce en fracaso. Aquí se gana en función de tu trabajo así que si dejas todo para mañana, hoy no ganarás nada. Si no trabajas para crear equipo, si no estás disponible, si no realizas tutoriales, vídeos, mailings, haces contactos, estudias el negocio y la empresa… tienes poco futuro en el Network Marketing porque aquí no encontrarás un jefe que te sople en la nuca para que trabajes ni te llegará una nómina a fin de mes si te has escaqueado de hacer tus deberes.

Gula

También tenemos el ‘pecado’ de la gula en nuestra industria. La representan aquellos que forman parte de doscientos negocios Multinivel. Normalmente están apuntados a todos los gratuitos y también a alguno de los que no lo son. Piensan que por registrarse en cuantas más empresas mejor van a conseguir ingresos importantes y se equivocan puesto que pierden completamente el enfoque. Si fueran capaces de tener listas de contactos clasificados para todos y cada uno de estos negocios sería perfecto pero desgraciadamente no suele ser así. También practican la gula aquellos que compran licencias para sí mismos y sus familiares directos en un mismo negocio con el fin de calificarse sin percatarse que las empresas prevén cada uno de esos pasos y que los negocios que no son propiamente de inversión hay que desarrollarlos para ganar dinero. Conozco el caso de personas dispuestas a pagar hasta 18 licencias a su nombre para calificarse en un binario. ¡Menos mal que la empresa no admitió la tarjeta a partir de la tercera!

LujuriaCuando hablamos de lujuria en el Multinivel no nos referimos al deseo desenfrenado por el sexo sino al afán por ganar dinero a costa de lo que sea: pasando por encima del equipo, de la ética o del interés general. Las personas lujuriosas de esta industria suelen durar muy poco tiempo en ella ya que enseguida se les conoce y se crean su propio cartel. Lujuria, Multinivel y largo plazo son términos que están reñidos entre sí.

Hasta aquí los siete pecados capitales del Multinivel aunque al igual que en el siglo V el cristianismo añadió un octavo, la tristeza, nosotros podemos decir también que con tristeza -más bien con pesimismo o pensamientos negativos- no se puede afrontar estos negocios. Para conseguir el éxito es elemental tener fuerza y visualizar los objetivos encarándolos con energía y alegría.

Yo os invito a que para contrarrestar los ‘pecados’ capitales del multinivel hagáis gala de humildad en vez de soberbia, cambiéis la avaricia por generosidad, la envidia por la empatía, os caractericéis por la diligencia en vez de por la pereza, hagáis gala de templanza en vez de ejercer la gula, disfrutéis de las cosas sin necesidad del exceso de la lujuria y desterréis la ira para cambiarla por la paciencia y la tolerancia. Si además, vuestro trabajo lo afrontáis con alegría en vez de con tristeza seremos mejores profesionales y, seguramente, mejores personas.

Así que si quieres que crezcamos juntos en el mismo equipo, pincha aquí.

Publicidad
Da a tu dinero una rentabilidad del 4 al 6% semanal